Entrevista a Luis García Plaza: “En mi cabeza está regresar a la Liga”

 

Acaba de conseguir el ansiado y merecido ascenso a la Superliga China con el Beijing Renhe. La proeza lleva grabado no solo el nombre de Luis García Plaza sino su metodología de trabajo e ilusión. Tras unos meses esperando una nueva llamada que le permitiera hacer lo que más le gusta: entrenar, el fútbol le ha vuelto a sonreír.

Luis García Plaza se ha convertido en otro de los profesionales que ha puesto la mirada en la Liga China. A mediados de junio hizo las maletas para reemplazar a Wang Baoshan, quien era técnico hasta entonces del Beijing Renhe. Cinco partidos consecutivos sin ganar fueron suficientes para pensar en un nuevo perfil de entrenador, experimentado y conocedor de las claves para lograr un ascenso. Llegó con el equipo en tercera posición y con la disyuntiva de si podría alcanzar el objetivo marcado.
No le faltaron motivos para tomar la decisión de emigrar a China. A pesar de los múltiples inconvenientes planteados y en el que alejarse de la familia era el más difícil de llevar, nunca podrá acostumbrarse a estar distanciado de los suyos, la balanza se decantó hacia la nueva experiencia. “Hay varias razones por las que decido aceptar la propuesta. La primera es que la oferta económica era muy tentadora. En segundo lugar, siempre es un reto ascender a un equipo. Tercero, la dueña del club, Ms. Xiuli, me transmitió una grandísima ilusión por el proyecto. Por último, la liga China es la mejor de un continente como Asia, donde están grandes entrenadores como Villas-Boas, Pellegrini, Scolari o Capello y jugadores como Hulk, Tévez u Oscar. Es la liga top de ese continente., asegura Luis.
La primera toma de contacto a su llegada fue un partido que pudo ver desde la grada y que recuerda perfectamente: “Perdieron y sumaban ya cinco jornadas sin ganar. La dinámica era preocupante. Lo más importante que nos planteamos era el rendimiento inmediato por encima de todas las cosas. Recabamos muchísima información porque había que tomar decisiones urgentes. El objetivo final es ascender, pero lo más importante era transmitir rápidamente una idea de juego y mucha pasión al equipo porque la competición estaba en marcha y no había mucho tiempo.”
No existen muchos puntos en común entre la liga española y la china, aún existe un abismo entre ambas pero Luis García Plaza vislumbra una halagüeña progresión. “La liga española es una de las mejores del mundo y la China está en crecimiento. Los clubes están aún en construcción no solo en cuanto a infraestructuras sino en aspectos de organización y gestión. Solo pueden jugar tres extranjeros, todos los demás son futbolistas chinos. Por tanto, es importante que mejoren mucho los métodos de entrenamiento en las academias, para que suba el nivel de los futbolistas chinos. Esa es la clave. ¡¡Son jugadores muy intensos!! Todo a mucha velocidad y aprendiendo sobre la marcha a la vez que competíamos. El mayor inconveniente es el idioma ya que es necesaria la presencia de traductores para todos. La ventaja con la que contábamos es que todos en mi cuerpo técnico teníamos experiencia en el extranjero. Eso ayuda a ver todo con otro prisma.”
La llegada de Luis supuso una revolución para el equipo. Cambió la dinámica y en las primeras semanas, a pesar de tener que disputar cinco jornadas consecutivas fuera de casa, los resultados no se hicieron esperar. “Hemos cambiado al equipo en muchos aspectos, no solo en cambios tácticos, sino también en métodos de entrenamiento, alimentación, etc. Después de ver todos los partidos en vídeo quisimos hacer un equipo más dinámico y con un mayor número de registros dependiendo de cada momento del encuentro. El analista y el segundo entrenador nada más terminar el partido me dan un informe escrito del rival y cortes de vídeo divididos en tres aspectos: ataque, defensa y balón parado ofensivo y defensivo. Con eso matizo los entrenamientos tácticos sin salirnos de nuestro estilo de juego pero haciendo hincapié en debilidades y fortalezas del rival.”
IMG_4303.jpg
Luis García Plaza suele compartir a través de sus redes sociales su día a día. Transmite entusiasmo, pasión por su trabajo, respeto por rivales y homólogos, así como sintonía con su cuerpo técnico y plantilla. Disfruta y contagia. Quizás porque sabe que la espera se hace eterna cuando le toca permanecer fuera del banquillo. “El entrenador suele ser el eslabón de la cadena más débil. No creo que sea el único responsable cuando las cosas van mal ni tampoco que sea tan decisivo cuando todo marcha bien. En tiempo de espera y aunque sea duro decirlo, centro el tiempo en equipos que están teniendo malos resultados. Así, si se produce algún cambio, tengo la máxima información posible. No es cómodo sustituir a un compañero pero es como funciona esta profesión.
Luis contaba con la experiencia previa de haber conseguido el ascenso con el Levante. Sus amplios conocimientos debía plasmarlos en otro escenario y sin saber si tendría el mismo éxito. A pesar de las exigencias, de la presión y resistirse el objetivo, lo ha logrado consiguiendo una conexión perfecta con la plantilla. “Personalmente lo he vivido con mucha intensidad y disfrutando mucho a la vez. Los números han sido increíbles, incluso mejores de lo que esperábamos. Hemos ganado doce partidos, empatado dos y perdido otros dos. Con dos rachas de cinco victorias consecutivas. Todo ha pasado muy deprisa y ahora nos hemos dado cuenta de lo meritorio que es lo que hemos conseguido. He tenido a mi disposición una plantilla muy comprometida con el club, agradecida para trabajar con ella y con muchas ganas de mejorar. Los tres extranjeros – Ayovi, Ivo y Masika – son los jugadores de más calidad. De los futbolistas chinos destaco el veterano portero Le, el medio centro Tassi -que nos da mucho equilibrio- y el joven delantero Maudu, un futbolista con gran futuro por delante.”
img_4302.jpg
De su paso por Levante y Getafe guarda buenos recuerdos y sigue a ambos en la distancia. “Son dos equipos que creo que no van a pasar apuros esta temporada. Continúan con los mismos entrenadores y un buen bloque del equipo exitoso. Se han reforzado bien y creo que harán una buena temporada. Creo que mantener el bloque hace que no necesiten ese periodo de adaptación. Fichan con bastante coherencia y la afición ayuda mucho esa primera temporada en la máxima categoría.”
El presente está en China. Tras unos días en España disfrutando de su familia, ha vuelto a cargar la batería para afrontar la recta final del campeonato. Ya con los deberes hechos, asimilando el éxito y pensando en las posibles opciones de futuro. En mi cabeza está regresar a la Liga, pero también aquí he disfrutado mucho aquí. Ahora mismo no puedo contestarte. Ya se verá. Nuestro futuro siempre es una incógnita. Pero quiero regresar si hay alguna posibilidad interesante.”
Luis García Plaza, un técnico comprometido, que se desvive por su trabajo y que exprime cada entrenamiento tan solo ha necesitado unos meses para para cumplir con el objetivo y conquistar China. No es fruto de la casualidad sino de su entrega, dedicación y profesionalidad. Este éxito podría devolverle a nuestra Liga y, en ese caso, el fútbol español saldría ganando.
IMG_4304
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s